16 jul. 2007

Crónica de un Sabadito Bielero

Pasa que algunos raros y muy extraños seres del universo nos reunimos el sábado pasado en la casa de mi Tocayo, hubo piscina, camaradería, buena charla, mucha alegría y no faltó comida ni bebida (gracias Tocayo usted es a lo bestia).

Fue muy grato recibir directo desde la perla del pacífico a una linda persona que se ganó fácilmente la simpatía de los allí presentes por su bonito carisma y su chévere personalidad, también tuvimos en directo desde la yoni a un pana muy agradable, creativo, sensato, lleno de sorpresas (no Tocayo, no me refiero a los stencils con que te adornó el cuerto), que igual supo ganarse la simpatía de todos. Entre idas y venidas, anécdotas y opiniones nos cogió la tarde así que decidimos pasar a karaokear en los aposentos de mi Tocayo, luego vimos una obra maestra del cine, en esta segunda etapa de la reunión tampoco faltó comida ni bebida.

Luego vino la etapa, creo yo, mas crucial de la reunión, para ponerle un poco mas de chispa al asunto y mantener la alegría del momento nos pusimos a bailar, ahí con nuestra querida visitante ensayé un par de piezas musicales (algo de merengue y salsa creo), luego vinieron unos variaditos de música chichera y algunas baladas romanticonas para que los allí presentes puderan “lubricar la conversación”, lo que vino luego y que jamás creí que fuera posible pasó.

Uno de los presentes, el encargado de la música, puso (no sé si con o sin intención) un CD de reguetón. Si señores, no se asusten, también para mí fue algo desagradable y que empañó de sobre manera la buena selección musical que se había tenido durante el todo el día. El hecho de que haya sonado esa música de patasucias-delincuentes-faltos-de-neuronas-batracios me impactó mucho, es obvio yo un amante del buen rock y duro seguidor del buen metal sentí mucha incomodidad de que mis órganos auditivos estén siendo atacados de esa manera, pero bueno como todavía ando en buseta y no puedo evitar que una fiesta o bar al “dillei” le de por poner esa basura, ya me he acostumbrado e inclusive en ocasiones (si la acompañante de turno está rica) hasta bailo y finjo disfrutar el momento.

Lo que me impactó, y me ha dejado con muchas inquietudes en la cabeza, no fue el ver a dos de los distinguidos invitados salir a la improvisada pista y mover el esqueleto al son de ese despreciable ritmo, tampoco fue el hecho de que lo hicieran bien pegadito y hasta se quebraran casi hasta llegar al suelo, lo que si me dejó loco fue ver quien era el que estaba participando de tan orgiástica danza, para rematar me dieron una cámara de fotos y capté el momento preciso en que el baile se desarrollaba de la manera mas cadenciosa (espero con ansias me hagan llegar esa foto y todas las otras mas... oe!!! a ti te digo!!!). No conformes con esto luego de algunas horas nuestros bailarines decidieron echarse algo de tecnocumbia, para lo cual pusieron como fondo musical los videos que pasan a la madrugada en "Teleandina Canal 23 - la imagen del talento nacional", la improvisada pista de baile fue nuevamente utilizada para el propósito expresado y para que sepan que yo no soy ningún lengua larga en la filmadora de mi Tocayo se encuentran un par de minutos de grabación que espero sean pronto puestos a disposición de las masas a través de esa maravillosa invención llamada YouTube.


Como bonus les voy a contar el momento mas bizarro de toda la noche, aquí si tengo que asumir responsabilidad ya que de un comentario mío y del desconocimiento acerca del tema de mi interlocutora terminamos todos alrededor del computador de mi Tocayo viendo este video, que por cierto dejó muy impactada a nuestra bella visitante.

Como no soy El Tremendo Juez ni tampoco esto es La Tremenda Corte (aunque a veces si me pasan huevadas como a Tres Patines) no tengo nada a favor ni en contra que decir sobre lo narrado, cada cual es libre de actuar como le de la gana. Lo único que me queda es decirles a todos los increíbles seres del universo que estuvieron allí presentes que se les agradece muchísimo su grata compañía y sobre todo su tolerancia y paciencia para con las sandeces propias que este auténtico chulla quiteño derrama incansablemente en cada uno de los encuentros que regularmente tenemos.

Gracias una vez mas Tocayo, es bakán caer por tus nefastos dominios y espero verles a todos sin excepción en la siguiente reunión de la cual ya han sido informados sobre fecha, lugar y hora.

See you later alligator!!!
comentarios, puteadas y sugerencias allá donde usted sabe

No hay comentarios: