2 abr. 2012

Crónica de un malviviente: Día 8

Una semana después del dia cero y aún no me hallo, le doy vueltas al asunto y veo como todo esto es un mal remake de eventos pasados, veo como el inconformismo permamente y la negatividad puesta frente a los hechos que sucedían me tiene así: en el limbo.

Se agotaron en verdad todos los esfuerzos? Es el orgullo el qué está mandando en lugar de los sentimientos? Se puede en realidad pedir a alguien que deje todo sin tener realmente nada que ofrecerle? Por qué nunca se pasó de las ilusiones y sueños a los hechos concretos? ....Así es como surgen montón de interrogantes que respondo lo mas objetivamente posible con mas y mas preguntas y me doy cuenta de mi fracaso, de mi errada estrategia, de mis tácticas nada contundentes, de mis acciones tan contradictorias... y ya me dí cuenta mas antes y los esfuerzos para hacerlo de otra forma fueron pobres.... me faltó mas incentivo? o de hecho estoy condenado a arruinar los finales felices con mi despreciable actitud?... así siguen y siguen surgiendo preguntas.

Sería tan fácil echar la culpa a alguien mas, victimizarme como un ser incomprendido y nada tolerado, decir que alguien mas se lleva todo el crédito de esta miserable situación y lavarme las manos señalando con el dedo y declararme inocente de todo el dolor causado. En este momento no puedo hablar mas que de mi, que caso tiene señalar con el dedo, cada uno debe reconocer su imperfección, sus falencias y asumir su nivel de responsabilidad si es que cree que lo tiene. Yo por mi parte se que encerrarme y poner barreras, que tener el carácter explosivo y lo peor de todo ser tan poco comprometido es lo que me tiene así. No tengo cara de aparecerme siquiera a decir "lo siento", porque la cagué. Dicen que hay que luchar todas las batallas hasta el último, que eso es de valientes, que hay que morir en el intento... yo ma me morí hace rato, todo este último tiempo solo he sido un fantasma rondando en un mundo intangible buscando mi paz, mi tranquilidad, mi estabilidad y mi felicidad en todos lados menos en mi mismo.

La mañana del día cinco desperté luego de tener el sueño mas extraño en mucho tiempo: Me encontraba en lugares que conozco, algunos significativos, otros rutinarios, iba de uno a otro por bares, cines, domicilios, hoteles, esquinas, había un causalidad programada con la mayor exactitud en cuanto a las razones que me movian de un sitio a otro. En todos estos lugares, muchos que dejé de frecuentar hace años por razones que solo a mi me incumben o porque dejaron de existir, muchos que cambiaron con el tiempo y otros que permanecer intactos, en todos me econtré con gente de mi presente y mi pasado, gente que es allegada, amigos, conocidos, mujeres que alguna vez fueron algo, familiares y hasta gente que desprecio. En una sucesión aleatoria incomprensible iban apareciendo en cada uno de los lugares en grupos de entre 5 y 8 personas, con algunos me reia, con otros me conmovia, algunos me hacian emputar, otros ni en cuenta me tamaban. Durante todo el sueño había una voz que me guíaba, pero no siempre seguía las instrucciones de aquella voz, entre otras cosas la voz me pedía hacer una llamada pero ni en mi sueño ni al despertar la hice. En mi sueño aparecieron perdonas a quienes jamás volveré a ver por distintas razones, aparecia gente a la que tengo olvidada pero aun puedo recuperar, viejos y nuevos amigos, mujeres que fueron amores consumados y platónicos, amores alcanzados e irrealizables, viejos vaciles y falsas ilusiones, aparecieron también. Parientes muertos y otros conocidos que hoy tampoco están se presentaban en mi sueño, gente que admiro de la música, el cine y la literatura que ni siquiera sabe que existo también tenían sus cameos respectivos en mi sueño. Y en todos los sitios a los que que llegaba y encontraba singulares grupos de estas personas mencionadas, había un soundtrack. Todas eran canciones conocidas que tienen o tuvieron algún signficado, algunas eran canciones que ni me gustan pero que sus letras dicen mucho sobre mi presente y / o hechos pasados. Y en todo eso la voz me pedía hacer una llamada, quizás era porque a quien la voz me pedía llamar no aparecía en mi sueño.

No busco interpretaciones, solo fue un sueño extraño.

Entre la verguenza y el orgullo me encuentro, dejando que pasen los días y que esta extraña sensación que llevo a cuestas se acabe de convertir en algo: dolor, frustración, amargura, miseria, alegría, indiferencia, emoción, tranquilidad... que sea algo que pueda definir, porque no se que mierda mismo es esta sensación que cargo a 8 dias del dia cero.