27 abr. 2009

Elecciones

Pendejos:

Con pretexto de las elecciones la ciudad pierde su ritmo habitual y se convierte en una gigantesca feria de comidas, unión familiar y montones de infelices que con mica en mano se abalanzan sobre la gente que acaba de votar para ofrecerle por la módica suma de 25 ctvs. la emplasticada del mugroso certificado de votación

En estas épocas las compañías de transporte terrestre y aéreo se hacen la plata, pues como típicos tercermundistas los ecuatorianos tienen un apego enfermizo y patético por el lugar de origen y la familia por lo que aprovechan la mínima ocasión para ir a refundirse en el terruño que los vió nacer, realmente me parece asqueroso y absurdo eso de viajar solo para ir a votar, es una pérdida de tiempo y plata

La movilización se vuelve tediosa pues al igual que los nostálgicos que viajan a otra provincia para votar existen aquellos que jamás cambiaron su domicilio en el padrón electoral y siguen yendo a votar en un extremo opuesto al que viven, estos tambien son una aberración ya que les parece lindo ir a votar en el barrio que los vió crecer y durante años albergan la estúpida posibilidad de encontrarse con los amigos de la infancia en el recinto electoral que les toca votar, cuando en realidad esos amigos de la infancia jamás van a aparecer pues ellos si son gente con cerebro que en lugar de perder valiosas horas cruzando la ciudad hicieron su cambio de domicilio oportunamente

Lo mas triste del proceso electoral son aquellos individuos que por azar del destino y una mala suerte incomparable son designados como miembros de las juntas receptoras del voto y deben madrugar a instalar las mesas, verificar el material y poner en marcha el proceso de votación en su respectiva junta para finalmente quedarse hasta altas horas de la noche contando los votos y llenando actas que serviran para generar la información estadística que será la base para oficializar los resultados de las votaciones

En estas elecciones me notificaron que había sido designado miembro de una junta, no me dió la gana de ir, ya he pasado por esta "linda experiencia" algunas veces y no pienso volver a repetirla, me dicen que hay una multa por no cumplir con este patriótico deber, pues entonces organizaré una rifa fantasma para sacar dinero con el cual pagar dicha multa, pero jamas en la vida volveré a perder un día completo sirviendo a la Patria

En días como estos lo mejor es tener un plan de contingencia para soportar el aburrimiento y la desidia que generan los comicios, así que con el Zhumir y el Dinho organizamos un tour gastronómico por los sectores aledaños a nuestros respectivos recintos

La mañana empezó con unos chochos con chulpi servidos en envase de espumaflex y con cuchara de plástico, los mismos que acompañados de harto limón y ají se constituyeron en nuestra primera comida del día

Luego el mote con chicarron fue un completo fortificador que nos dió energía para soportar la fatiga generada por la larga caminata que emprendimos en la mañana dominguera, el ají también colmó las fundas plásticas que sirvieron de recipiente a este singular potaje

Un largo viaje en Metrobus donde hablamos huevadas durante todo el camino propició que muchos sientan alegrado su día mientras que otros no puedan ocultar sus sentimientos de asco y desprecio por los "interesantes" tópicos que eran expuestos sin pudor alguno en esa atestada unidad de transporte

Ya en el condado nos dirigimos al puesto de comidas de Charles Earth, mas conocido como Char, donde el menudo, el hornado, las empanadas y las colas constituyeron nuestro almuerzo, en medio de eructos, chistes de doble sentido acerca de las tripas del caldo y bastante agrio sobre la carne de cerdo que era ingerida con la mano e introducida directamente en los posillos de ají

Camino de vuelta a San Juan 90210 era necesario algo dulce para contrarrestar tanta comida salada que estaba produciendonos sequedad en la garganta cual si estuvieramos en el mejor de los chuchaquis, asi que decidimos pasar por los helados de paila del aeropuerto y pedirnos copas de tres sabores


No me acordaba la manera de dibujar a esta pantera de mierda... algún parecido tiene... creo

Luego de votar por Don Phanter llegamos a casa y las respectivas cervezas heladas y los marlboros rojos sirvieron de bajativo para quemar tanta grasa ingerida, luego el respectivo partido de indor y finalmente un cuarto de pollo como merienda

Nos dimos cuenta que cuando no hay como embriagarse lo mejor es empacharse de comida, pues llega un punto en que la grasa te marea igual que el Orujo del Abuelo

Así fue mi día de elecciones, enhorabuena que me barajé de la junta receptora del voto, pues hubiera sido una falta de glamour enorme hallarme en el lugar de estos pelagatos:


La junta nro. 5 de la escuela donde voto, ahí me hubiera tocado estar junto a esos giles

4 comentarios:

Anónimo dijo...

oe chucha por que me tomas fotos y las publicas sin consentimiento, yo soy el de la gorra...

Anónimo dijo...

...el de la gorra negra

Anónimo dijo...

que perdedor el de gorra negra, mínimo votó por Correa

Helter Skelter dijo...

jajaja, que cague de post, chucha las elecciones pasadas me tocaba de presidente de la puta mesa (por 5ta vez), ni modo, prefiero que me pongan la multa que sea, pero ni loco vuelvo a servir en esa basura, igual en unos meses ya han de idear una nueva elección para cualquier huevada, lo bueno es que ahora hay los guambras de 16 años q les han puesto en esa huevada, bien hecho carajo!