21 dic. 2008

Y LUEGO SE QUEJAN CUANDO LES PUTEO!!!

(publicado en PUTA VIDA el 13/11/2007)

Generalmente soy una persona tranquila, no jodo por las huevas y a veces hasta tengo ataques de bondad y demostraciones afectivas poco comunes y sorpresivas con aquellos que valen menos verga que el resto. Pero hay momentos en los cuales no puedo evitar mandar a la mierda a la gente por imbécil, detesto repetir dos veces la misma cosa y cuando tengo que hacerlo por segunda vez los buenos modales y el uso adecuado del idioma desaparecen dando paso a los gestos y palabras menos apropiadas para dar a entender algo, pero si no lo captan a la primera es porque son brutos o porque no me estaban atendiendo y me cabrea mas hablarle al aire que la limitación mental.

La oficina en la que trabajo se ubica en un edificio de 4 pisos, ocurre que en la puerta de calle están claramente identificados los timbres que corresponden al resto de oficinas y departamentos vecinos. Suele pasar que a veces timbran por error en mi oficina y al contestar el intercomunicador preguntan... este... digamos por doña Ines, luego de hacerles notar muy serenamente que timbraron en el lugar equivocado les indico que el timbre de doña Inés es el de mas arriba o el de mas abajo según sea el caso, cuando luego de algunos momentos vuelven a timbrar y me preguntan nuevamente por doña Inés es ahí cuando respirando hondo les vuelvo a decir cual es el timbre que deben presionar para ubicar a doña Inés, la respuesta que en el 99% de las ocasiones recibo es: “estoy timbrando pero no me contesta nadie” es ahí donde sale a relucir el longo de San Juan 90210 que llevo en mi interior y les digo: “puta madre si no te abren es porque no están no seas imbecil y deja de joderme”. Hay algunos que son algo mas listos y hasta mas avezados, luego de que en la primera ocasión se equivocan y les explico cual botón es el correcto para que ubiquen a doña Inés tienen la osadía de volver a timbrar y decir: “señor estoy timbrando pero no contestan, deme viendo a doña Inés no sea malito”, en momentos así es donde reviento y les digo: “que chucha te crees soplabolsa, no soy tu empleado andate a la mierda no me jodas”.

Hay ciertas cosas que definitivamente nunca voy a entender en esos sarnosos que se creen la última prostituta sana del harem de sidosas, por qué les cuesta trabajo entender una dinámica tan simple como que si timbro en una casa y no abren es porque no están o peor que eso ya saben quien es el que esta en la puerta y se niegan a abrirle o por último están ocupados y distraídos con cosas mas importantes que prestar atención al que se halla timbrando o golpeando. Que corona tienen malditas escorias que ni les conozco para que me tome valiosísimos minutos de mi tiempo para estarles resolviendo los problemas, ni siquiera de los míos me hago cargo y debo estar atendiendo cosas que ni siquiera me competen, además si es que ya habían quedado en venir donde doña Inés y ella no está o no les abre no es mi problema que le valga tusa de perro muerto que llegue alguien a timbrarle.

Dejen de ser imbéciles y no se anden quejando si le puteo!!!

No hay comentarios: