27 nov. 2008

Compra tu ficha y escoge tu chica (el descoque del Taz)

Granujas:

Esa mañana decidimos fugarnos del colegio

Como era el cumpleaños del Taz, la tarde anterior el Negro se encargó de llamarnos a todos Los Chamos para coordinar el encuentro en una esquina aledaña al recinto educativo al que asistiamos

El Taz cumplía 16 y era el que mas alborotadas tenía las hormonas y un morboso completo con las mujeres, tenía cantidades increíbles de revistas porno y un montón de películas XXX (en VHS obviamente), su vista era tan aguda que podía darse cuenta con mucha facilidad y completa exactitud que mujer llevaba toalla sanitaria o usaba tanga o hilo dental, cual tenía las tetas mas firmes y cual usaba relleno en el sosten

Sus conocimientos en materia de pooorn eran bastante avanzados para su corta edad, las ideas lujuriosas y pervertidas que expresaba no tenían comparación, era un capo, un ídolo entre simples adolescentes espinilludos que considerábamos una gran hazaña la polución nocturna de alguna solitaria noche

Pese a toda su sapiencia en las artes del encuentro pélvico el Taz no tenía enamorada, jamás expresaba simpatía por mujer alguna, salvo esa profesora de Inglés que usaba unas minifaldas que permitían ver con claridad que su cabello rubio no era natural, nunca hablaba con mujeres excepto con la señora del bar para pedirle que ponga mas ají en las papas fritas y siempre se asqueaba cuando veía alguna pareja besándose

Algo andaba mal con el Taz

En alguna borrachera averiguamos que lo del Taz era mas que simple timidez, era un asunto virginal

Hasta ese momento jamás había tocado a una mujer mas que a sus madre, peor aún si hablamos de besar en la boca a una chica, el Taz era neófito en ese aspecto, por lógica era virgen

Como buenos panas que éramos decidimos fugarnos de clases aquella mañana, fuimos al mercado a comer guatita con huevo duro y aguacate y jugo de naranjilla con alfalfa y borojó para obtener suficiente energía para la jornada alcohóllica que se avecinaba

Alguien le preguntó al Taz que quería hacer por su cumpleaños, no le dimos mucho chance a decidir, pues alguien mas sugirió por ahí que sería buena idea llevarle a un club de caballeros para que se descoque, unánimemente decidimos que ese sería nuestro regalo de cumpleaños para el Taz, todos estábamos emocionados menos el homenajeado que se hallaba medio nervioso y poco convencido

Guardamos en las mochilas las prendas que podían identificarnos como alumnos del colegio en el que estudiábamos, agarramos Iñaquito - Villaflora y cogimos rumbo al centro de la ciudad, a la 24 de mayo específicamente

Eran casi las 10 de la mañana y de toda la horda de burdeles que existían en la zona solo uno cuyo nombre ni me acuerdo estaba abierto para darnos afectuosa acogida, había un poco de putas gordas y estaban allí sentadas esperando clientes para hacer sus primeros billetes del día, el Taz no quería saber nada del asunto, era comprensible pues esas golfas estaban asquerosas

En eso asomó una negra de como 1.80, con un culo exhuberante, le llamamos y mientras tomábamos Trópico Seco le decíamos que le atienda con cariño a nuestro pana, no recuerdo bien que pasó pero asomó una costeña bastante culeable también, en ese punto ya estaba acabada la botella de trago y era el momento decisivo en el que el Taz debía hacerse hombre o quedar como un vil maricón frente al juez mas parcializado, drástico y severo que todo ser humano tiene: el grupo de amigos

En una pared del lugar había un rótulo blanco de plástico con letras rojas y azules que decía "COMPRE SU FICHA Y ESCOJA SU CHICA", sin pensarlo mucho compramos la ficha y le digimos al Taz que escoja la vagina que se constituiria en su primer culeo oficial, la negra fue la elegida

Se fueron por un largo zaguán que desembocaba en un patio cuadrangular donde las habitaciones para el cuarto de hora de placer se distribuían a los lados de dicho patio, al fondo unas gradas que conducían al segundo piso y junto a ellas una piedra de lavar

El Taz y la negra entraron en un cuarto a un costado del patio, nosotros permanecimos en el zaguán esperando, ya que los fondos que disponíamos no pensábamos gastarlos comprando licor al doble de su precio en aquel lugar, esperábamos con ansiedad ver la cara del Taz y que nos cuente con lujo de detalles todo lo acontecido tras esa vieja puerta de madera

De pronto vimos que la negra salió del cuarto y se dirigió a la piedra de lavar, tomó una lavacara, la lleno de agua y entró al cuarto, al instante salió lde nuevo a negra, pasó junto a nosotros mirándonos con desprecio, unos momentos después salió el Taz con cara de pendejo

La aclamación por su demostración de virilidad no se hizo esperar, entre jaloneos, manotazos en la cabeza y medios abrazos notamos que su cabeza estaba mojada, el cabello bien peinado y la cara lavada

"Bañadito has salido" dijo el Tavo, "Ha sido de traerle al chongo para que se peine" dijo el Chamaco, lo único que yo atiné a decir, mejor dicho a preguntarle al Taz fue:

- Oye loco de donde sacaste agua para peinarte?
- Acabamos de culear y la negra me trajo una lavacara con agua
- Y!?!?!?
- Me dijo "ahi te dejo agua para que te asees", por eso cogí me lavé la cara y me peine
- Que asco hijuepucta!!!

PLOP!!!

3 comentarios:

LeX dijo...

JO JO JO, de condorito mismo esa historia, finisima atrapasueños, haz vuelto yo pense ke andaba por ahi calzoneado.....

albo75 dijo...

¿CALZONEADO? Nooooooooooooooooo haaaaaaaaaaaaaaaaaaaa deeeeeeeeeeeeee seeeeeeeeeeeeeeeeeerrrrrrrrrrrrrrr

Di dijo...

jajajaja