13 ago. 2008

DICCIONARIO DE PARAFILIAS SEXUALES IV

Bueno en el intento de poner un poco al día este antro de ideas retorcidas y narraciones absurdas y salvajes procedo a actualizar la publicacón del Diccionario de Parafilias Sexuales completando las letras que tocaban hasta esta semana, de la E hasta la L

Ojalá aprendan algo

Las ediciones anteriores en los siguinetes links

Parte I

Parte II

Parte III



Falofilia: atracción por los penes grandes.
Fetichismo travesti:
Emperejilarse con ropas de mujer por motivos que poco tienen que ver con la semana de la moda del Corte Inglés.
Fisting:
Consiste en introducir toda la mano en el orificio de la otra persona (que suele ser la vagina, pero la imaginación no tiene límites) para obtener una gratificación sexual con la cosa. Se trata de una técnica muy fácil de explicar pero algo más difícil de llevar a la práctica y que sólo unos pocos llegan a dominar. Los que ya acaban por controlar el fisting se pasan a la braquiprosis, que consiste en meter todo el brazo allá donde se tercie.
Flashing:
Se trata de una perversión sexual que consiste en mostrar rápidamente los genitales a personas que se va uno encontrando en la calle. El flashing podría estar ligeramente vinculado con la catagelofilia, en la que las personas se ponen cachondas al quedar en ridículo.
Flatofilia:
Excitación proveniente del olor de los gases intestinales propios o de la pareja.
Formicofilia:
Excitación sexual al reptar de insectos o animales pequeños (hormigas, caracoles, gusanos, etc.) sobre los genitales.
Fratrilagnia:
Atracción por las relaciones sexuales incestuosas. Excitación al imaginar el sexo con su hermano.
Fresh cream dip:
El fresch cream dip era una especialidad de los chicos de alquiler británicos de la década de los 50. Les dio por pringarse la polla con queso tipo Philadelphia para el deleite oral de sus clientes y clientas.
Frotismo:
Es una de las perversiones favoritas de los ejecutivos japoneses más desesperados cuando van al curro en metro. El frotismo o frottage consiste en frotar (de ahí el nombre) la minga sobre cualquier superficie que valga para tal efecto, ya sea otra pasajera o las puertas del propio vagón. Nueve de cada diez aficionados desaconsejan el uso de las puertas del tren.
Furtling:
Consiste en hacer que las revistas porno “cobren vida”. Se recorta un agujero para la polla allá donde debería ir el pubis de la modelo y te la machacas con la página colgando. El furtling es casi tan bueno como la vida real, pero con el inconveniente de que te puedes cortar con el papel.

Gerontofilia:
Atracción sexual de una persona joven por un hombre de edad mucho mayor. La atracción de jóvenes por mujeres maduras se llama graofilia y la atracción tanto por ancianas como por ancianos se llama cronofilia.
Gimnofilia o nudomanía:
Excitación por la desnudez.
Ginemimetofilia:
La excitación sólo se producirá si la pareja es un travesti.
Ginoticolobomasofilia:
A la mayoría de los hombres les gustan mucho las tetas y los culos. A los ginoticolobomasofílicos les gustan muchísimo los lóbulos de las orejas. Unos guarrillos simpáticos, eso es lo que son.
Gomfipotismo:
Excitación provocada por los dientes.
Goosing:
Se trata de una de las guarrerías más comunes que hay. Consiste en meter el dedo entre las nalgas y juguetear con él, pero sin acceder necesariamente al ojete.
Grafolagnia, iconolagnia o pictofilia:
El estímulo se produce sólo ante fotos o cuadros eróticos.
Gregomulcia:
Excitación por ser manoseado por una persona desconocida en una multitud.

Harpaxofilia:
Experimentar placer al ser robado.
Hebefilia:
Atracción por niñas púberes.
Hematofilia:
A diferencia de la menstruofilia, esta bochornosa guarrería consiste en el amor desenfrenado por la sangre recién derramada.
Hemotigolagnia:
Atracción sexual por los tampones usados.
Hentai:
Ponerse cachondo viendo hentai, un dibujo animado japonés de temática porno en el que chicas con ojos tan grandes como sandías se lo montan en plan fiera con robots, demonios y demás fauna que a uno no le gustaría ver por el barrio.
Hibristofilia:
El deseo por una persona que haya cometido una atrocidad. Esto explica todas las cartas marranas que reciben los chicos del corredor de la muerte en E.E.U.U.
Hierofilia:
Atracción sexual por las cruces.
Hifefilia:
La excitación dependerá de la posesión de algún objeto ajeno, ropa, cabellos, piel, etc.
Higrofilia:
Excitación producida por cualquier tipo de fluido corporal.
Hipnofilia:
Excitación al contemplar personas dormidas.
Hirsutofilia:
Atracción por el vello.
Homiliofilia:
Excitación sexual producida por predicar una religión a una persona sencilla y fácil de convencer de cualquier cosa.
Humming:
Se trata de una variación muy conocida de la mamada. La ejecutora debe tararear su canción favorita mientras se trabaja al compañero. Las vibraciones que se sienten (sobre todo en las notas bajas y graves de la melodía) añaden estimulación a la cosa.

Infusión escrotal:
Inyectar en el escroto solución salina (y en gran cantidad, por cierto). El alucinante lo que se puede llegar a hinchar la cosa.
Ipsofilia:
Excitación sólo por uno mismo. No es lo mismo que masturbación, donde el objeto sexual puede ser una persona presente, una fotografía o una fantasía.

Jactitafilia:
Excitación producida por el relato de las propias hazañas sexuales.
Juegos de superficie:
Conjunto sorprendentemente eficaz de técnicas sexuales para estimular la superficie del cuerpo, entre las que destacan el uso de materiales de todo tipo como seda, ante, papel de lija o cepillos de púas metálicas.

Keraunofilia:
Placer sexual por los rayos y truenos.
Knismolagnia:
Está justo en los límites de lo que sería una perversión sexual aceptable. Consiste en ponerse cachondo cuando la otra persona te hace cosquillas.
Knissofilia:
Ponerse caliente al oler incienso (como el que usan en misa o en la Semana Santa de Sevilla).

Lactafilia:
Excitación por los pechos en periodo de amantamiento.
Latronudia: Excitación por desnudarse ante el médico, generalmente fingiendo una dolencia.
Lectolagnia:
La única excitación proviene de la lectura de textos de contenido erótico.
Lluvia dorada, ducha dorada, urofilia, ondinismo:
La única excitación proviene de orinar o ser orinado por la pareja

No hay comentarios: