26 dic. 2007

Nada

dormía en mis brazos, su respiración inundaba mi pecho y el calor de su piel recorría todo mi cuerpo, de pronto despertó, me miró y preguntó:

- Qué pasó?

- Nada - le contesté

No hay comentarios: