4 jul. 2005

N E G R I T A

Recuerdo muy bien cuando y donde fue, pero no me acuerdo cual fue la primera palabra que nos dijimos, ni quien habló primero a quien, no lo sé... Al principio todo era muy formal, había que llevarse bien con todos, siempre que juntas mucha gente en un solo espacio existe la tendencia natural de agruparse de acuerdo a intereses mutuos, es así como nace la amistad y es así como nos hicimos amigos.
La Negrita es una mujer hermosa, muy seria y diplomática, libre y admirable. Es también sensible y tierna, coqueta y muy sexy, sabe llevarte al cielo con un beso o fulminarte con una sola mirada. Cuando hablas con ella sabes que cada una de sus palabras tiene sentido, nada te lo dice por decir, le encanta reir y no teme expresar las cosas como las siente.
Pasó mucho tiempo y entre semana y semana, entre un email y otro, nosfuimos conociendo, llamándonos solo por el gusto de conversar, cualquier motivo era bueno para estar en contacto. A veces la notaba triste, distante, como si alguna cosa le faltara o como si algo no le estuviera saliendo bien, pero nunca supe que, pero escuché todo, siempre la escuché desde la frase mas superficial que salió de su boca hasta la confesión mas importante que un día me hizo...
Cuando la ví por vez primera nada interesante pude ver en ella, tampoco ví nada malo, en fin no ví nada que pudiera llamar mi atención, entiendo que fue igual de parte de ella hacia mí, pero el tiempo pasa y las cosas cambian, hoy aún recuerdo haber conocido un montón de gente que me creí un día serían mis amistades perfectas o hasta mi pareja ideal, ahora con mucho trabajo puedo recordar sus nombres. Sin darme cuenta un día ella llegó a ser mi mejor amiga, y me escuchaba cuando hablaba de mis cosas mas profundas, todo se volvió especial, después de mucho tiempo encontré una persona con la cual me sentía identificado con quien sabía que podía ser yo mismo sin temor a nada.
Aún recuerdo como evité algunas veces estar a su lado, tenía miedo de perder el control y destrozarle la boca con un beso, aún trato de averiguar en que momento me perdí en sus ojos y me enamoré de ella, me gustaba mucho, pero me gustaba en silencio, no podía decirlo a nadie, era imposible, tenía miedo de arruinar nuestra amistad, entonces decidí callar. Sería solo una fantasía mientras vivía mi realidad, sería un suspiro que me acompañe cuando me encuentre solo. Ella ni siquiera se imaginaría cuanto me atrae, además "que tengo que ver yo con el tipo de hombres que ella prefiere" pensaba, "déjalo así, no lo compliques".
Pero un día todo se complicó, lo que siempre traté de eludir sucedió, era tan obvio, la Negrita se había fijado en mi forma de mirarla, había intuido la atracción tan fuerte que ejercía sobre mí, se había dado cuenta... y como no iba a hacerlo si finalmente ella también había olvidado que eramos amigos, me enfrentó cara a cara, trate de evitarlo, lo negué, pero no pude, al mirarme fijamente y decirme con sus ojos mas que con sus palabras las cosas simplemente pasaron...
Han pasado ya varios meses desde ese día, hoy ella me gusta mas que antes, han pasado muchas cosas y casi todas buenas, estoy enamorado de ella y se que algún modo ella también de mí, no somos las mejores personas del mundo, ni los mejores novios que jamás han existido, solo somos dos personas con ganas sinceras de compartir juntas un poco de lo que son... No hay tiempo, ni espacio, solo momentos que sin importar lo que pase mañana, los voy a recordar lleno de alegría en cuerpo y alma...
Te quiero mucho Negrita

No hay comentarios: